martes, 25 de septiembre de 2018

DROGAS. Michel Serres



En 1993, tuvimos la oportunidad de conocer un texto realmente impactante, gracias a las publicaciones seriadas de la época, en particular, a la Revista de Sociología, Número 17, de la Universidad Autónoma Latinoamericana, de Medellín (dirigida entonces, por el inolvidable Luis Antonio Restrepo Arango). El texto, del filósofo francés Michel Serres, que es el mismo que hoy presentamos, causó un gran impacto entonces, y hoy, veinticinco años después, tienen plena vigencia. Aborda el problema de las drogas, sin los prejuicios habituales —desafortunadamente, cada vez más habituales—, como los que vemos hoy, cuando en nuestro país, se plantea desde la jefatura del estado, una política represiva y regresiva, que desconoce la condición humana, las circunstancias históricas que vivimos, las trampas mismas de este tardocapitalismo consumista que exacerba nuestra condición de arrojados a un mundo completamente vacuo y frívolo. 

Publicado este texto, cuando las revistas eran revistas, y no esa fábrica de puntos de bonificación docente en lo que se han convertido (por tanto, este texto es testimonio de tiempos más vitales y menos dados a las veleidades del "consumo académico"), es también una reflexión que queremos recuperar, tratando de que la discusión salga de horizontes discursivos llenos de doble moral y pobreza argumentativa.

Agradecemos al profesor Alberto Castrillón, de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín, quien nos permitió publicar este texto, que en su momento él, y la profesora Marta Pulido, de la Universidad de Antioquia, tradujeron.



Drogas

Michel Serres.*



Traducido por Martha Pulido y Alberto Catrillón

(Publicado en francés en: Revista Enfant d’Abord, #137, Diciembre 1989-Enero 1990. París.)


Los animales no se drogan. Sin duda están protegidos por sus aparatos instintivos.

Bestias sin instinto, los hombres no hallan en sus automatismos biológicos algo que los proteja o los equilibre. Se encuentran lúcidos, arrojados en el tiempo y expuestos directamente a la muerte, a la inversa de los animales, que no tienen de ella ninguna percepción. La palabra existencia no significa otra cosa que distancia del equilibrio y falsa seguridad vertigi­nosa. No estamos nunca tranquilos.

Las drogas funcionan como protecciones contra las angustias asocia­das a la muerte y al tiempo. Es decir, todos los hombres, en todos los momentos y bajo todas las latitudes se entregan a la droga. Esta conducta, entre muchas otras, nos distingue de las otras criaturas del reino animal. Aquellos seres extraordinarios que saben o pueden vivir sin las drogas los denominamos, según nuestras culturas, sabios, justos o santos. Entre noso­tros algunos fuman opio o tabaco; otros trabajan incansablemente; aquéllos, beben alcohol; otros, luchan por el poder, sedientos de ambición o de gloria, hambrientos de reconocimiento y aun de dinero; y hay quienes, repetitivos y avaros no paran de hablar, ni de mirar televisión; otros, en fin, discuten continuamente de política; y, ¡cuántos aun asedian las farmacias.!...

Todas aquellas conductas que suponen la adquisición de un hábito rimando obligatoriamente el tiempo con la repetición de un gesto estable o el retomo permanente de un objeto, sopena de dolores especiales, son conductas producidas bajo el efecto de narcóticos o tóxicos. El mismo itinerario, no importando la ocupación a la cual uno lo consagre, muestra que pocos hombres saben y pueden pasar su vida sin dedicarla a algo. Los animales no hacen horarios. Nuestros relojes tienen necesidad de que les demos cuerda.

El hombre, universalmente, se droga. Podríamos aun preguntamos si la toxicomanía no es aquello que lo define, al menos, biológicamente. El hombre es un ser adicto.

Determinadas drogas son admitidas por la sociedad o por la cultura que la anima. Por ejemplo: entre la ambición y el trabajo; el dinero y el periódico; las noticias y los remedios; los resultados deportivos y las cotizaciones de la bolsa de valores, algunas son consideradas como sinóni­mos de virtud. De suerte que, a menudo, aquellos que anuncian que van a luchar contra la droga aseguran regularmente su considerable dosis cotidia­na. En estos temas es tan rara la inocencia como excepcional es la santidad.

Sería necesario disponer de un buen criterio de distinción entre las drogas soportables por los individuos y aquéllas que no podrían de ninguna manera tolerar. Por ejemplo: La ambición, la gloria, el dinero, responsables 
evidentemente de todas las guerras sobre el planeta, podrían figurar en la segunda clase: en el cuadro rojo de los más temibles tóxicos. Pues toda nuestra historia actual depende de ello.


Que hoy en día la banca y el comercio planetarios encuentren los mejores beneficios en los circuitos de venta de determinadas sustancias, prueba, con toda evidencia, a los ojos del filósofo, que el dinero mismo es una droga más fuerte aun que la heroína, puesto que, al fin de cuentas, se restablece el primero con la segunda: la obtención de uno se revela todavía más necesaria que el consumo regular de la otra.

No nos hemos drogado solamente con los productos venidos de América del Sur o del Asia del Sur-Este, sino, que somos esencialmente drogadictos. Cada vez más, la cultura Occidental reciente, nos impulsa a asumir conductas tóxicas: el empleo exageradamente opresivo de nuestro tiempo de trabajo; el trabajo mismo, igualmente pesado así nuestros com­pañeros estén allí dedicados, como cuando no lo están; la publicidad; la expropiación de los medios, conducen todos a elevar de manera vertical el consumo cotidiano de una droga o de la otra.



Nos rodeamos sin cesar de consumo ¿Cómo escandalizarse con las cifras del negocio de la cocaína, cuando mejores beneficios se obtienen de la farmacia o de la publicidad?

Si el padre o la madre con toda su buena voluntad ofrecen el espectá­culo de vidas y de mentes constantemente dirigidas hacia un sólo tormento —obsesionados noche y día por el dinero, el trabajo, la ambición o el periódico, por el lenguaje y las imágenes—, cuando su hijo se droga, lejos de oponerse a sus padres los imita. De este modo, la educación Occidental ha triunfado: contrariamente a la consideración vulgar sobre este tema la generación joven sigue a la precedente con entusiasmo. A padres obsesivos, hijos perdidos o estupefactos.

La sociedad de consumo produce niños de consunción.
La batalla contra la droga como en otra época la abominable guerra del opio en China, o, más recientemente, el suceso, más innoble aún, de los
“Versos Satánicos”, anuncian las primeras escaramuzas de la tercera gran guerra mundial: la del Norte contra el Sur.

Comenzamos siempre por persuadimos de que el adversario sufre de todos los defectos del mundo, especialmente de los nuestros, antes de atacarlo.

Se nos presenta, entonces, como necesario distinguir el problema realmente ontológico de la droga de todos los desarrollos que ha conocido recientemente: Todo el despliegue de fuerzas mundialmente catastrófico de las potencias financieras, policivas, políticas, penales viene, creo yo, del enceguecimiento de los países desarrollados que imitan la conducta ameri­cana en estos temas, la cual es completamente puritana. Si siempre los hubiésemos seguido tontamente en materia de prohibición, el “cognac” hubiera reemplazado a la heroína. El puritanismo es una conducta de simple exclusión. Los puritanos han creído, asiduamente, que se puede erradicar el mal y tirarlo al fuego. Piensan que, de esta manera, sólo el bien reinará.

El problema de la droga se asemeja, hasta el punto de confundirse con él al de la violencia. Desgraciadamente, considero que todos dos son imposibles de erradicar. Nos es preciso, entonces, hacer del mal virtud. Transformar, en la medida de lo posible, la violencia en energía creadora: El alcohol en Margaux y, la transmisión mediática de las desgracias del mundo, en tragedias sublimes como en Esquilo o en Racine. Dicho de otra manera, la tolerancia produce lugares de creación. En la bestia innoble que se droga es ponderable que, a veces, sabe transformar sus tensiones en cultura. El puritanismo le tiene horror a la cultura.

La política colonial francesa en Marruecos e Indochina, no puritana en términos de haschich o de betel**, se calcaba, en otra época, sobre la sabiduría tonta pero necesaria del establecimiento de un control local. Durante mucho tiempo me escandalizó que el Estado favoreciera un vicio 
mortal. No obstante, más vale eso que combatirlo. Al menos, de este modo, no aumenta hasta el punto de llenar todo el planeta de dinero, de muertos y de sangre.

Desde que comenzó la guerra del presidente Busch las diferentes drogas han doblado su precio y, claro está, algunos Bancos han aumentado aún más su poder mientras que entre los pobres la sangre corre dos veces más.


Por el contrario, algunos establecimientos sostenidos por el Estado y, por supuesto, por funcionarios mal pagos como el hospital y la universidad alcanzan estados de lamentable descuido y suciedad. Menos dinero, más muertes, nada de guerra, sólo la miseria ordinaria de nuestras vidas.

Los toxicómanos son hombres ni más ni menos drogados que usted y yo, pero, eso sí, gravemente enfermos: La desgracia, la pobreza o la mala suerte los conduce a la elección de una droga atroz y rápidamente mortal, en tanto que usted y yo hemos escogido, por suerte, una droga deleitable y solamente mortal lentamente. Nos basta con entrar a una tienducha donde podamos procuramos algunas porquerías a precio irrisorio: tabaco negro, pintalabios en promoción, una que otra adulación o las últimas noticias en la televisión.


Esta solución que propongo, con humor y tristeza, sé bien que el Norte rico y poderoso siempre la rechazará, puesto que ya lo veo estremecerse de júbilo con la idea de una guerra próxima con el Sur pobre y débil. Conflicto que acaba de desatar, entre otras, la movilización general de los países industrializados contra la droga proveniente de los agricultores miserables del tercer mundo. Ebrios-muertos de consumo nos preparamos para destruir a aquéllos cuyo trabajo y muerte nos embriaga.

¿Cuál sociedad duda alguna vez en ocultar sus problemas tras la violencia guerrera, sobre todo cuando ésta no presenta ningún riesgo? La prohibición concerniente al alcohol fue, en los Estados Unidos, el signo de una guerra que opuso el puritanismo anglosajón de los primeros inmigrantes que llegaron a ser ricos y poderosos, a la población miserable de los recién llegados de Europa del sur: Griegos, italianos y yugoeslavos que bebían vino.
Así mismo, la guerra de la droga opone, hoy en día, los dominantes del mundo desarrollado, al tercer mundo que masca hojas de coca y, que la cultiva, porque los primeros derrumbaron el precio del cacao y del café.

A los países de Occidente la tensión desaparecida con el Este no les da ya más la ocasión de batirse, por esto, entablan un nuevo conflicto contra otros miserables.

Los puritanos le tienen horror a los pobres.

-------

* Michel Serres:  (Agen (Lot-et-Garonne), Francia1 de septiembre de 1930) es un filósofo e historiador de las ciencias, miembro de la Academia Europea de Ciencias y Artes y de la Academia Francesa


** N. de los T: El betel es una planta piperácea, cuyas hojas son estimulantes y tienen sabor a menta.



No hay comentarios:

DROGAS. Michel Serres

En 1993, tuvimos la oportunidad de conocer un texto realmente impactante, gracias a las publicaciones seriadas de la época, en part...