sábado, 23 de junio de 2012

Bajo el Cielo Antioqueño: ensueños y pesadillas de la modernidad en Medellín

Estrenada en 1925, la película Bajo el cielo antioqueño, es un buen ejemplo no sólo de los inicios difíciles del cine en nuestro país -una industria que sólo en los últimos años ha tomado un rumbo, que si no claro en sus fines estéticos, sí en los comerciales-, y cómo su aparición en estos años, obedecía tanto al espíritu de novedad como al afán de ostentación y distinción de la burguesía antioqueña a principios del siglo XX.


El profesor Álvaro Andrés Villegas, integrante del Grupo de Estudios Estéticos, y que adelanta una investigación sobre la poéticas del cine en relación con la ciudad, además de coordinar en el último año la Cátedra de Cine Luis Alberto Álvarez de la Universidad Nacional de Colombia (sede Medellín), nos ofrece una aproximación a este melodrama, vinculándolo con los ideales de las élites de la ciudad en estos años, con su proyecto modernizador y con las paradojas mismas que dicho proyecto engendró.

El texto, con el cual el profesor participó en el XV Congreso de Historia de Colombia, en el año 2010, lo pueden encontrar en el siguiente link: 

domingo, 3 de junio de 2012

La pregunta por el espacio



Cosa grande empero parece y de cata difícil el τόπος;
es decir, el espacio–lugar

Aristóteles, Física, Libro IV, 4: 212a8


Cuando se habla de hombre y espacio, oímos esto como si el hombre estuviera a un lado y el espacio en otro. Pero el espacio no es un enfrente del hombre, no es ni un objeto ni una vivencia interior. No hay hombres y además espacio; porque cuando digo “un hombre” y pienso con esta palabra en aquel que es al modo humano, es decir, que habita, entonces con la palabra “hombre” estoy nombrando ya la residencia en la cuadratura, cabe las cosas


Martin Heidegger, Construir, habitar, pensar


"¿Cambia el espacio y nuestra experiencia del mismo cuando alguien deja la habitación? Cuando alguien parte de casa, las paredes del hogar o bien nos oprimen con su silencio, o bien se nos alejan y sentimos lo propio como ajeno; el umbral de la puerta trastoca sus tránsitos y, al llegar, sentimos la soledad y, al salir, nos encerramos en nosotros mismos; las cosas se extrañan y piden o evocan otras manos, otras presencias, otras personas que ya no están. El espacio, al parecer, se modifica con el paso de la gente, con sus cercanías y sus ausencias, sus saludos, sus abrazos, de manera que no es una mera sustancia universal y extensa, sino acaso algo que nos concierne de manera más íntima y propia, de una manera tal que entre los lugares y el cuerpo, entre la piel y las paredes, entre la mirada y lo mirado, entre el dedo que señala y lo señalado, la distancia es algo que involucra a las dos partes pretendidamente separadas o diferenciadas."

Este es el horizonte desde el cual se despliega el Seminario del profesor Carlos Eduardo Sanabria, profesor de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, y además, asociado a la Red Nacional de Investigadores en  Estética y Teoría del Arte. Horizonte inicial que hace más explícito cuando vemos el eje y la pregunta que acompañarán estos tres días de reflexión sobre el espacio, la espacialidad, ya que como bien señala el profesor: "El seminario propone emprender una reflexión fenomenológica del espacio para acercarnos a un diálogo significativo entre las perspectivas teóricas de una cierta “filosofía del espacio” y prácticas y fenómenos artísticos y culturales recientes que realizan una especie de performancia1 pensante del espacio."

Fecha: Junio 13-15
Hora: 7am
Lugar: Bloque 19 A Auditorio 207
Dirigido a: Estudiantes de la Maestría en Estética

Nota: Quien desee asistir y no sea estudiante de la Maestría debe inscribirse antes del 11 de julio en la dirección de Posgrados de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la Universidad Nacional de Colombia, Medellín, con el fin de enviarles con tiempo el programa completo del seminario y algunas lecturas de referencia que el profesor sugiere.
Cupo máximo: 10  personas.