miércoles, 30 de mayo de 2012

Veinte años de la Maestría en Estética


El posgrado de Estética de nuestra Facultad –que comprende tanto la Especialización en Estética como la Maestría-, cumple este año veinte años. Veinte años que han permitido configurar un discurso académico propio, articulado alrededor de la idea de estética expandida, y que desde ahí, ha impactado profundamente en el medio local y nacional.
Desde 1992 a esta parte, el posgrado se ha movido en diversos frentes de trabajo. Por un lado, en labores de docencia y extensión, ya que el Grupo de Estudios Estéticos, que sustenta el posgrado, es el mismo que brinda cursos de fundamentación en la carrera de Artes  y en Historia, y cursos electivos para todos los estudiantes de los pregrados de la Universidad; asimismo, se ha tenido una labor constante de difusión en Charlas, Seminarios y Ciclos de Conferencias, con invitados nacionales e internacionales a lo largo de estas dos décadas. Por otra parte, el posgrado se ha vuelto el medio de difusión de las labores investigativas del Grupo. De hecho, líneas de profundización de la Maestría, como: Semiótica y Hermenéutica del Arte; Cultura de las Metrópolis; Alteridades y Subjetividades Contemporáneas; Arte, Estética y Ecologismos; han sido todos temas que previamente se han avalado con procesos investigativos.
En torno a esta celebración tenemos pensadas distintas actividades, todo articulado con el proyecto Aula Itinerante, que busca aunar en un mismo propósito conferencias, seminarios, publicaciones e investigación, gestando así, una novedosa forma de participación de estudiantes de pre y posgrado, y configurando una forma alternativa de Semillero de Investigación.

domingo, 6 de mayo de 2012

Estética Cotidiana

Cotidianidad, Tamara Rojas

Presentamos el texto Estética cotidiana, de la profesora nipona, residenciada en Norteamérica, Yuriko Saito, en traducción del profesor Jorge Echavarría Carvajal.

El texto busca, en interesante diálogo con la estética japonesa, brindar elementos que permitan deslindar claramente la estética que a pesar de todas lo corrido desde hace más de un siglo, no ha podido pensarse más que desde el ámbito del arte, e incluso cuando piensa lo cotidiano no lo puede hacer más que desde el arte. Como señala su autora:


Los objetos estéticos no  artísticos  tienden a ser considerados como "aspirantes" al arte, lo que a menudo resulta en que no están a la altura de los rasgos que caracterizan el arte, como la coherencia formal, poder expresivo, la encarnación de una idea, la creatividad y la originalidad. En consecuencia, estos objetos estéticos no artísticos, se consideran, en el mejor de los casos, en tanto algo "parecido al arte", o como arte de segunda categoría. Me parece que este procedimiento implícitamente jerárquico es problemático. En particular, con respecto a las cuestiones estéticas, el tratar de conseguir y celebrar  la diversidad,  es más gratificante y constructivo que limitar lo que se considera digno de objeto estético. Así como Pablo Ziff nos recuerda acerca de los diferentes "aspectos" necesarios para las diversas obras de arte,  creo que la diversidad de objetos estéticos, en general, requiere de diversidad de análisis y enfoques.
Hacer caso omiso de la rica variedad de objetos estéticos,  empobrece el ámbito de la estética en dos aspectos. En primer lugar, representa un punto de vista más bien parroquial y propio de las modernas teorías estéticas occidentales, que supone un mundo del arte institucionalizado y con ciertas condiciones culturales  y económicas. Segundo, que limita indebidamente la gama de cuestiones estéticas ya que implica que sólo las relacionadas con el arte valen la pena para los análisis teóricos. Tengo la intención de superar estas limitaciones con el texto que sigue.

Este es el enlace del artículo: Estética Cotidiana