martes, 17 de agosto de 2010

Una verdad pública, Fernando Castro Flórez


-->
El strip-tease del provocador.
Cravan, verdadero precursor de la provocación, había asumida la teórica de Oscar Wilde según la cual la vida debía reproducir “las maravillas del arte”. Desde muy pronto diseñó la estrategia más rápida para alcanzar la fama que consistiría en provocar, por medio de una conferencia delirante, un escándalo mayúsculo. Lo que estaba buscando, vale insistir, era la provocación por la provocación. A la charlatanería de las vanguardias vertiginosas habría que añadir, como Marinetti dijo un nuevo método. “bajar a la calle, tomar por asalto los teatro e introducir el puñetazo en la lucha artística”. En noviembre de 1913, Cravan imparte, si tal cosa puede decirse, su primera conferencia en Mormartre, concretamente en el 37 de la rue des Martyrs. Una crónica del evento subraya que el conferenciante, que se declaró boxeador profesional, estaba tenso y pálido, llegando a golpear el garrote sobre el velador exigiendo silencio cuando este era absoluto; de lo que vino a decir tan sólo se entendió su hondo menosprecio de artista así como su defensa de la vida moderna a la que calificó de “brutal”. En una gacetilla que anunciaba la tercera de sus conferencias, el 6 de marzo de 1914, Cravan recurría a la retórica del espectáculo: “Esta noche en Noctambules, 7 rue Champollion, Arthur Cravan, sobrino de Oscar Wilde, conferenciará, bailará, boxeara. Oscar Wilde dejó obras póstumas; entre ellas la más curiosa es su sobrino, el único sobrino auténtico, el príncipe del boxeo, licenciado en letras, director de Maintenant, revisa de gran tiraje, es decir, nos referimos a Arthur Cravan. Y Arthur Cravan, sobre el frágil estrado de Noctambules, bailará como boxea la Zambelli, boxeará como baila Joë Jeannette. Iniciará y maravillará al auditorio con las más audaces bellezas de las letras actuales. Su conferencia será un sensacional puñetazo en el simpático rostros del público, pero un puñetazo que hará estallar una risa mayor que la que el propio Presidente de la República conoció en el último vernissage del Salon de los Independientes. Los aficionados al último tango de moda, los locos por las polcas y otros bailes del papa ante el espejo, financieros que tenéis puestas en el cubismo y en el orfismo vuestras más sonoras esperanzas, damas mundanas enamoradas de los cursos y los manguitos del Sr. Bergson, jovencitas que hacéis de Maintenant vuestros sueños de mañana, no faltéis a esta velada del Noctambules donde Arthur Cravan elevará la conferencia a la altura de una razón social de reconocida utilidad pública. Árbitro de honor: Fernand Cuny. Precio de entrada: 2 Fr. 50. Será prudente reservar con antelación”.

No hay comentarios: